Paciente Radiologico

Cuando en el artículo La Dosis que podrá conocer el Paciente Radiológico (marzo 2016) contamos que Generar una nueva cultura sobre el Paciente de radiología era una de las tres actitudes que podríamos – y deberíamos – tomar los profesionales de la Radiología, cité que debemos “tender hacia un modelo de información al Paciente Radiológico con el fin de incluir modelos de conexión (Claves del trabajo colaborativo en Radiología)  y tecnologías (Tecnologías para mejorar la experiencia del Paciente en Radiología) que les ayuden a reducir su incertidumbre en Radiología de forma que puedan tener mejor Preparación para sus Pruebas de Radiología y crearles mejores Experiencias de Paciente.

Entre los métodos para aplicar en este camino de la reducción de incertidumbres se encuentran la comunicación y la información, y los modelos de humanización mediante la ambientación en Radiología.

En el reciente artículo Un cortometraje que evidencia las incertidumbres del paciente en Radiología encontramos varias claves simuladas de las experiencias como por ejemplo cuando el paciente recorre una sala de radiodiagnóstico e interactúa con los espacios y los equipos empleando una dinámica danza artística. También, de forma simulada entendemos la mente del paciente, que no termina de ‘atravesar los límites’ de su conocimiento sobre qué le sucede durante y después de una prueba radiológica, como por ejemplo los valores dosimétricos, o las representaciones gráficas de las imágenes. Por último, nos sumergimos en la relación del Paciente con el equipo es una cuestión basada en la obligación y en la desprotección cercana del individuo.

dose-wise

Caminos para reducir las Incertidumbres del paciente radiológico

Describir pero no proponer, y sobre todo no actuar, no sirven de mucho para transformar este espacio no ocupado entre los Profesionales de la Radiología. Es una innovación clara, dado que aunque se manejen cuestionarios de satisfacción del paciente por su recorrido en los servicios de Radiología, dichos cuestionarios no incluyen elementos interesantes para eliminar el sesgo del conocimiento del paciente: ¿Cómo sabe el paciente si lo que se le hace está bien o no, si no tiene una clara percepción de la calidad de nuestros procesos y procedimientos? Otra pregunta es ¿cómo podemos medir en un paciente que expresa una máxima satisfacción posible (‘efecto techo’) si no sabe que puede existir una mejor forma de hacer las cosas por parte de los profesionales?

La primera de mis propuestas es provocar un estado creativo, de pensamiento diferente, averiguando las empatías de los pacientes, para así conocer – de forma destilada – cuales son las incertidumbres. Esto se hace mediante un Design Thinking, que además aflorará mecanismos desacertados en los flujos de trabajo internos de la organización.

En este sentido, las actividades de este plan, incluyente a todos los profesionales, permitirá un nuevo diseño de work flow en Servicio, interesado en los resultados del trabajo en equipo, los cuales actualmente en la Radiología no se identifican, por tanto no se miden.

El segundo paso es usar encuestas con pacientes, con preguntas dirigidas y abiertas que nos permitan identificar necesidades de Paciente: las preguntas se harán después de que los profesionales se sientan como pacientes.

El tercer paso es aplicar mediante liderazgos, que engloben a una cultura de valor del Servicio, y curiosamente son los Técnicos de Radiología los más adecuados en la encomienda, ya que son los que más relación temporal tienen con los Pacientes, y por tanto pueden detectar más esas necesidades.

Entre los métodos para aplicar en este camino de la reducción de incertidumbres se encuentran la comunicación y la información, y los modelos de humanización mediante la ambientación en Radiología. Pero este es asunto extenso, merecedor de otro artículo de análisis.

Actualmente, los Técnicos de Radiología tienen formación de Grado Superior en Formación Profesional, un espacio formativo donde no se forma ni se sabe enseñar estas cosas sobre la relación con el paciente, o sobre el liderazgo. Pero es que a ninguna otra profesión sanitaria en Ciencias de la Salud o en Medicina se les enseña ni están descritas en cualquier syllabus académico. Confiemos en un avance, en este sentido, a pesar de que en España se están formando los Técnicos Radiólogos de España en título de Grado en Portugal como una de las expresiones de que quieren aportar más, y mejor, dado el insuficiente modelo educativo actual. Y es que cuando los profesionales se sienten motivados, y en términos generales los Técnicos están desmotivados, funcionan mucho mejor las cosas.

 

 

Anuncios