Esta máscara de plomo está en el Museo de Roentgen (Alemania), datada en 1908, trece años después de descubrir Roentgen la propiedad de los Rayos X (traspasar tejidos humanos y mostrar características visibles en los primeros papeles radiográficos, hubo casos de deterioro en piel y problemas oculares en los usuarios expuestos.
De hecho, los criterios de dosis se usaban para obtener imágenes con detalle anatómico y no existían guías controladas sobre los efectos de exposición.
La Sociedad Röntgen se formó en 1897 y dentro del primer año estableció un Comité «para informar sobre los supuestos efectos nocivos de los rayos X». Este grupo notó efectos adversos que incluían inflamación local de la piel y pérdida de cabello, y acordó en 1898 recopilar información sobre los supuestos y diversos efectos de los rayos X.

A los pocos meses del descubrimiento, los rayos X se usaban en todo el mundo para el diagnóstico y al cabo de uno o dos años para la terapia. Rápidamente quedó claro que, si bien había inmensos beneficios, había importantes riesgos asociados, no solo para los pacientes, sino también para los operadores del equipo. Se implementaron medidas simples de protección radiológica en una o dos décadas y la protección radiológica para médicos y otros operadores ha seguido evolucionando durante el último siglo impulsada por ciclos de usos cada vez más amplios, nuevas tecnologías, realización de efectos previamente no identificados, desarrollo de recomendaciones y regulaciones, junto con con el surgimiento de sociedades relacionadas y organizaciones profesionales. Hoy en día, la continua aceleración de los usos de la radiación médica en diagnóstico por imágenes y en modalidades terapéuticas no imaginadas a principios de este siglo,

Década del descubrimiento (1895-1914)
Los descubrimientos paralelos de rayos X y material radiactivo impulsaron al mundo al reino previamente desconocido de la radiación ionizante. El físico alemán Wilhelm Konrad Röntgen descubrió los rayos X en noviembre de 1895. La primera revista de radiología ( Archives of Clinical Skiagraphy [que finalmente se convertiría en el British Journal of Radiology ]) se publicó en mayo de 1896. El físico francés Henri Becquerel descubrió los rayos penetrantes emitidos por sales de uranio. Su descubrimiento llevó a Marie y Pierre Curie a separar la sustancia responsable de emitir la radiación. Madame Curie llamó a esta emisión «radiactividad» para describir la actividad espontánea. Los Curie finalmente separaron suficiente radio de toneladas de mineral de brea blenda para verificar su existencia como un nuevo elemento en 1902.

A medida que avanzaba cada uno de estos descubrimientos, siguió la fascinación y el interés público inmediato por las propiedades de la radiación, junto con el reconocimiento de que esta forma de energía previamente desconocida tendría un gran valor en la medicina con aplicaciones entusiastas y generalizadas subsiguientes (varias de manera acrítica) en áreas de imágenes ( coincidiendo con el anuncio) y terapia (probablemente dentro de unas pocas semanas). El alto nivel de interés científico resultó en la publicación en 1896 de 49 monografías y 1044 artículos especiales sobre rayos X. Los intentos de tratar el lupus, la tiña, los crecimientos exuberantes, la tuberculosis, el epitelioma, las manchas en vino de Oporto y otras enfermedades se informaron temprano. En 1904, el radio se convirtió en una modalidad de tratamiento bien establecida. Al mismo tiempo, la euforia por los rayos X y el radio era rampante en la cultura popular. La fascinación y los intereses comerciales a menudo dieron como resultado la ciencia del espectáculo sin un manejo inicial aparente de los peligros asociados, y el uso generalizado y sin restricciones de los rayos X condujo a una lesión franca. Inicialmente, las lesiones no se atribuyeron a la exposición a rayos X.

Los usos iniciales y los experimentos con rayos X y materiales radiactivos pronto resultaron en evidencia de peligro somático grave. Algunas exposiciones parecían deseables (imágenes, terapia), pero demasiadas podrían representar una situación indeseable (lesiones agudas inicialmente). Apenas un mes después del descubrimiento de los rayos X (1896), el Sr. Émil Herman Grubbé (EE. UU.) sufrió quemaduras por rayos X y dermatitis. dieciséisEn 1896, Thomas A. Edison intentó utilizar el tubo de rayos X para el desarrollo de una lámpara de iluminación fluorescente. Sin embargo, pronto abandonó estos esfuerzos y explicó más tarde: «… Empecé a hacer varias de estas lámparas, pero pronto descubrí que los rayos X habían afectado venenosamente a mi asistente, el Sr. Dally, de modo que se le salió el cabello y su piel comenzó ulcerarse. … Entonces llegué a la conclusión de que no serviría, y que no sería un tipo de luz muy popular, así que lo dejé…”. En marzo de 1896, Edison reportó irritación en los ojos relacionada con el uso de rayos X, advirtió contra su uso continuado y abandonó los estudios adicionales en su laboratorio. Clarence Madison Dally, su asistente, más tarde desarrolló una dermatitis aguda por rayos X y murió de carcinoma metastásico en 1904 a la edad de 39 años, quizás el primero en morir como resultado de una exposición excesiva a los rayos X. Otros experimentadores tempranos, incluidos William J. Morton y Nikola Tesla, también informaron de forma independiente sobre irritaciones oculares causadas por rayos X y sustancias fluorescentes.

En 1896, Elihu Thomson, físico, expuso deliberadamente su dedo meñique al haz directo de un tubo de rayos X durante varios días para probar la teoría de que el rayo mismo era la fuente de la lesión. El dolor, la hinchazón y la rigidez resultantes lo llevaron a advertir contra la exposición excesiva.
También en 1896, antes de intentar localizar una bala en la cabeza de un niño, William Dudley de la Universidad de Vanderbilt experimentó consigo mismo exponiendo su cabeza y notando la depilación dentro de los 21 días. Más tarde ese mismo año, Herbert Hawks, recién graduado de la Universidad de Columbia, hizo una demostración de una poderosa máquina de rayos X en Nueva York y posteriormente notó una dermatitis significativa y lesiones relacionadas. Más tarde, Becquerel y los Curie también informaron sobre eritemas por llevar pequeñas muestras de materiales radiactivos.

La Sociedad Röntgen se formó en 1897 y dentro del primer año estableció un Comité «para informar sobre los supuestos efectos nocivos de los rayos X». Este grupo notó efectos adversos que incluían inflamación local de la piel y pérdida de cabello, y acordó en 1898 recopilar información sobre los supuestos y diversos efectos de los rayos X.

Varios pioneros en protección desarrollaron las primeras guías y recomendaciones para prevenir lesiones. Ya en diciembre de 1896, Wolfram Conrad Fuchs en Chicago recomendó que las exposiciones a los rayos X se mantuvieran lo más cortas posible, no colocando el tubo de rayos X más cerca del cuerpo que 30 cm y frotando la piel con vaselina antes de la exposición. Otros también sugirieron la reducción del tiempo y la frecuencia de exposición como las formas más obvias de limitar la exposición del operador, junto con la filtración del haz de rayos X y el uso de la colimación. En retrospectiva, las dosis y las tasas de dosis de las primeras máquinas fueron bastante significativas y tanto a corto plazo ( p. ej ., dermatitis, ulceración de la piel, depilación, irritación ocular) como a más largo plazo ( p. ej .,cataratas, carcinomas de piel y otros tipos de cáncer) se hicieron evidentes los efectos biológicos y clínicos adversos.
Ahora bien, ¿sabemos realmente si esos efectos se produjeron en quienes simplemente hicieron las primeras Radiografías? No.
No se produjeron esos efectos en quienes hacían radiografias sino en experimentos o en exposiciones no controladas que hicieron los primeros Radioterapeutas (tratamiento de enfermedades con Rayos X) que en aquellos tiempos empezaron a usar (experimentando dosis y efectos curativos) los Rayos X con exposiciones largas (fluroscopias) o para tratar de curar enfermedades de la piel, como por ejemplo el lupus, la tiña, los crecimientos exuberantes, la tuberculosis, el epitelioma…

Toda esta información está publicada en un amplio artículo de revisión científica que merece el interés consultar en profundidad https://www.birpublications.org/doi/10.1259/bjr.20200282